Fandom

Wiki Achs

10.- Navegación Visual

284páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

SOBRE ESTE MANUAL

Comienzo a escribir este manual con la intención de introducir a todo el personal del 62 Escuadrón en el maravilloso mundo de la navegación visual y de la navegación a la estima, pues son estos los métodos que principalmente utilizaremos durante la Segunda Guerra Mundial. Como siempre, espero que os sea a todos de gran utilidad.

Nv1.jpg

PRINCIPIOS BÁSICOS

Inicialmente, vamos a centrarnos en la navegación dentro del simulador IL2: 1946, aunque los principios básicos aquí descritos son totalmente validos en la realidad y por lo tanto en cualquier simulador.

Lo primero que tenemos que tener claro es que tipo de cartografía tenemos entre manos. En nuestro caso, el mapa del piloto, activado con la tecla [m]. La principal limitación de este mapa es su reducido tamaño, y el hecho de que nos quita parte de la visión exterior al abrirlo en vuelo. Hay pilotos que prefieren imprimirlo y tenerlo físicamente al lado a la hora de volar. Yo personalmente no lo hago así. Yo utilizo el mapa de pantalla.

Lo segundo que tenemos que tener muy claro es el zoom a utilizar. El fundamento de la navegación visual es el de “mirar fuera”, buscar e identificar un accidente del terreno, y después ubicarlo en la carta de navegación. El zoom debe estar en consonancia con lo que vemos.

Nv2.jpg

Como vemos en la imagen, volando a una altitud de 1000 metros, ni el zoom máximo, ni el zoom mínimo, nos son de utilidad. Es mas, para navegar nunca debemos utilizar estas posiciones extremas. Como he dicho, el fundamento del navegación visual es el de “mirar fuera” y encontrar en la carta. Bien, si miramos fuera, vemos un río, un pueblo y tres zonas boscosas. En nuestra mente nos hacemos una idea de la posición relativa de estos cinco elementos (básicamente, el pueblo esta rodeado por un río y tres pequeñas zonas boscosas) e intentamos buscar esa secuencia en el mapa.

Como vemos, resulta imposible ubicar nada parecido en el mapa con estas posiciones de zoom.

El tercer factor importante es la altitud. Estamos perdidos y queremos ubicarnos en la carta. Como mínimo yo recomiendo volar a una altitud de 1000 metros. Cuanto mas bajo volemos, menos alcance visual tendremos, y por lo tanto menos posibilidades de encontrar nada susceptible de ser identificado en la carta de navegación. Ademas, volando bajo, todo parece desaparecer de nuestra vista mas rápido, por lo tanto tenemos menos tiempo para ubicarlo en la carta.

Nv2.jpg

La imagen superior esta tomada volando a 150 metros. Como vemos, nuestro alcance visual y nuestra capacidad de identificar de forma precisa accidentes del terreno, se ven claramente reducidos.


NAVEGACIÓN VISUAL

Bien, como la mejor manera de aprender a navegar es practicando, vamos a centrarnos en una serie de ejemplos. Las imágenes que vamos a ver a continuación han sido tomadas simultáneamente, es decir, reflejan una única posición del avión. La altitud es de 1000 metros y, para facilitar la explicación, el rumbo es 0º, con lo que a nuestras doce queda el Norte, a la derecha el Este, y a la izquierda el Oeste.

En cada instantánea he tomado tres puntos de referencia, y los he reflejado en el mapa. Con una sola de estas imágenes ya deberíamos ser capaces de ubicarnos en el mapa, de todos modos, nunca esta mal tomar mas puntos de referencia. De hecho, cuantos mas tomemos mejor, pero estos deben ser claros y precisos, y en la medida de lo posible no deben inducirnos a error.

Nv4.jpg

Mirando fuera, a nuestras doce, observamos [rojo] un bosque aislado, [verde] el final de un bosque, [azul] una explanada entre un bosque y un río en la lejanía. Por separado estas referencias no son excesivamente claras, pero unidas nos permiten ubicarnos en el mapa.

Alguno pensará “como no veo la carretera que sube con rumbo norte, me estoy equivocando”.

Error; hemos dicho que se debe “mirar fuera y buscar dentro”, no al revés. Si no ves la carretera no te sirve de referencia. Tal vez haya bruma, tal vez estés demasiado lejos, o demasiado alto. Lo que no vemos por la ventanilla, no nos interesa.

De todos modos, miremos a nuestra derecha, a ver que tenemos...

Nv5.jpg

Aquí tenemos [rojo] una curva pronunciada del río hacia el norte, [verde] una amplia zona boscosa situada entre dos ríos, [azul] la bifurcación del río. Estas referencias son mas claras que las que teníamos mirando al frente y nos vuelven decir de manera inequívoca donde nos encontramos. Miremos a la izquierda...

Nv6.jpg

Veamos: [rojo] una carretera que discurre entre dos bosques, [azul] la bifurcación del río en la lejanía, [verde] un puente con su carretera, la misma que hemos visto entre los bosques.

Si en nuestra cabeza analizamos y unimos toda la información que hemos acumulado, no tenemos ya la menor duda de donde nos encontramos.

Como vemos, en las tres imágenes, el zoom (que obviamente es el mismo) esta mas o menos ajustado a nuestro alcance visual. Los limites del mapa son aproximadamente los limites de nuestra visión. Todo lo que el mapa muestra “mas allá” no nos interesa.


Veamos ahora otro ejemplo, en el que el rumbo de nuestro avión no es Norte, sino 68º. La filosofía es la misma, pero esta vez puede que cueste algo mas ubicar los puntos de referencia en el mapa, ya que ahora nuestra derecha, no es la derecha en el mapa...

Nv7.jpg

Bien, mirando al frente vemos, [rojo] un río que estamos a punto de sobrevolar, [azul] una bifurcación del mismo río, [verde] una zona boscosa “mas allá” del río.

Miremos ahora a nuestra derecha...

Nv8.jpg

En este caso mis referencias serian, por ejemplo, las siguientes: [azul] la forma del bosque, con esa entrada de tierra, [verde] una zona boscosa situada entre dos ríos confluyentes y [rojo] la unión de cuatro ríos.

Echemos un vistazo a nuestra izquierda...

Nv9.jpg

Primera referencia, [rojo] el meandro del río, [azul] la carretera que aparentemente cruza el río y [verde] una pequeña zona boscosa en la lejanía. Una vez mas, estas referencias por si solas no nos son de mucha ayuda, pero las tres juntas, unidas a las que hemos observado en frente y a nuestras tres, nos sirven para ubicarnos.

Todo esto puede parecer obvio y repetitivo, pero es exactamente el proceso mental que tenemos que hacer a la hora de navegar en visual, y lo debemos hacer muy a menudo. Si perdemos nuestras referencias durante algunos minutos, a las velocidades a las que nos movemos, nos encontraremos de nuevo totalmente perdidos y desubicados. Durante, por ejemplo, un combate aéreo, es normal desorientarse; aun así, en la medida de lo posible, debemos buscar por lo menos una referencia clara a la que aferrarnos mientras maniobramos.

Poco mas podemos hablar sobre la navegación visual. Tan solo recordar e insistir una vez mas en la practica y el entrenamiento individual, pues es así como realmente uno llega a dominar este método de navegación.


NAVEGACIÓN A LA ESTIMA

La navegación a la estima implica el uso de, como mínimo, una brújula y un cronometro. Ademas es necesario observar e identificar el terreno que sobrevolamos cada cierto tiempo, pues es la única forma de confirmar que nuestra navegación es correcta.

Este método de navegación se utiliza al sobrevolar grandes áreas sin referencias visuales claras: Estepas, desiertos, zonas nevadas, grandes lagos, mares y océanos...

Antes de empezar sobrevolar una de estas zonas, debemos conocer exactamente donde nos encontramos. Después estableceremos un rumbo que nos lleve directamente a nuestro destino. Calcularemos el tiempo que en teoría nos debe costar llegar hasta allí. Teniendo esto claro, volaremos nuestra ruta de la manera mas precisa posible, evitando variar nuestra velocidad y nuestro rumbo. Si todo ha ido bien, una vez transcurrido el tiempo calculado, deberíamos estar sobre nuestro punto de destino, o por lo menos, tenerlo a la vista. Obviamente, las condiciones de visibilidad deben ser las necesarias para permitirnos ubicarnos una vez tengamos alguna referencia visual a nuestro alcance.

En este ejemplo, hemos terminado nuestra misión de bombardeo sobre Palermo y deseamos volver a nuestra base en las inmediaciones de Napoles. En condiciones ideales, sacaríamos nuestra carta y nuestro transportador de ángulos y obtendríamos un rumbo exacto. Calcularíamos la distancia


teniendo en cuenta la escala y sacaríamos el tiempo que nos debería costar llegar a casa volando a la velocidad deseada. Es mas, todo esto deberíamos haberlo calculado antes de despegar, durante el planeamiento de la misión, pero ese es otro tema... Supongamos que tenemos que hacerlo en el momento, después del ataque, con los nervios en tensión, mientras esquivamos la antiaérea y vigilamos nuestras seis en busca de un caza enemigo. Obviamente, lo primero que tenemos que hacer es poner rumbo Norte. Ya puliremos los detalles después.

Cuando la situación se haya tranquilizado, volvemos a sacar el mapa. Vemos que el rumbo Norte no nos va a llevar directamente a casa. Tenemos que virar algo hacia el Oeste. Como estamos en medio del mar y no tenemos referencia ninguna, lo que hacemos es, ser conservadores; aun así, tenemos dos opciones:

Una, mantenemos rumbo Norte. Así sabemos que tarde o temprano encontraremos tierra, y que una vez sobre ella, podremos ubicarnos y podremos sacar un nuevo rumbo a casa. Dos, podemos reducir algo el rumbo; digamos 310º o 305º. Dependiendo de nuestra experiencia, sabremos que rumbo poner, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde que dejamos la costa de Palermo. Lo que esta claro es que en ningún caso llegaremos a casa poniendo rumbo 270º. Ademas, teniendo la carta de navegación visual, sabemos que esperar. Sabemos que si todo va bien, tenemos que encontrar tierra, una península en concreto, con una isla al Oeste.

Al igual que con la navegación visual, la practica y la experiencia son las llaves para dominar esta técnica de navegación, tan ampliamente utilizada durante la Segunda Guerra Mundial.


PARA FINALIZAR

Ya para terminar, existe un pequeño truco que podemos utilizar, al menos una vez en cada vuelo. Aun volando como nosotros lo hacemos, con el máximo realismo, el IL2: 1946 tiene un pequeño fallo del que nos podemos servir.

La primera vez que abramos el mapa durante el transcurso de un vuelo, el mapa estará centrado y con el zoom máximo en nuestra posición. Lo único que tenemos que hacer para ubicarnos totalmente es ir alejando el zoom progresivamente, hasta que veamos la cuadricula en la que estamos.

Recordemos que esto solo ocurre la primera vez que abrimos el mapa. Si lo abrimos antes de despegar, el mapa mostrara nuestra pista, así que si prevemos que nos va a hacer falta utilizar este pequeño truco, no debemos abrir el mapa hasta el momento necesario.

Como siempre, para finalizar, tan solo me queda deciros que espero que este breve manual os haya sido de utilidad.


Autor: Izan

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar